Tel: 622 75 67 08 -

La adaptación del hijo adoptado

La adaptación del hijo adoptado

Cuando una familia toma la importante decisión de adoptar un niño, el psicólogo infantil en Pinto puede ser fundamental para la adaptación del nuevo miembro de la familia. Esta no se produce de forma inmediata y, en el mejor de los casos, el proceso de adaptación, generalmente, se produce durante el primer año de convivencia con su nueva familia. Por eso, es esencial la formación adecuada de los padres y una gran dosis de paciencia hasta conseguir la integración del niño en su nueva familia.

Este proceso depende de varios factores y el más determinante es la edad del menor. Se adaptan mejor los niños cuanto más pequeños son, ya que el bagaje afectivo que tienen es menor y son más rápidos a la hora de establecer nuevos vínculos afectivos.

Además de los nuevos vínculos que debemos establecer, nos podemos encontrar con los problemas de conducta derivados de la situación de estrés que vive el menor. Así, los problemas de agresividad, hiperactividad y conductas desordenadas son frecuentes en esta etapa y podremos acudir a un psicólogo infantil en Pinto. Si en la familia de adopción existen hermanos, el proceso se complica, ya que aparecen los celos (del niño adoptado a los hermanos y viceversa), lo que pone a los padres, a veces, al límite de la tolerancia y paciencia.

Por eso, es importante, para que el proceso de adaptación transcurra de la mejor manera y en el menor tiempo posible, que los padres se formen en lo que significa un proceso adoptivo y conozcan las características del niño y sus antecedentes. La llegada al hogar de un niño en adopción es distinta a la de un bebé biológico: el primero trae su propia mochila emocional, al contrario que el segundo, que llega como un libro en blanco. En Psicología Emovere podemos ayudarte para que las regresiones en su proceso de adaptación sean menores.